Emprendedores e inversores: ¿No hay forma de “ligar”?

Emprendedores InversoresEn mis tiempos de joven, recuerdo que la conversación habitual que teníamos los amigos volviendo a casa tras una juerga era que no habíamos pillado, que a ver qué pasa en esta ciudad donde las tías pasan de ligar, etc. Me imagino que, al igual que nosotros, habría grupos de amigas que volverían a casa también quejándose por no haberse comido un triste rosco. Oferta y demanda no se habían encontrado. Y cada parte a “llorar” por su lado…

Hablando entre emprendedores, es habitual comentar que no hay inversores, que no hay nada de dinero para proyectos, que es un desastre, etc. Vamos, que no hay forma de “pillar” -dinero, en este caso-.

Pero lo curioso es que, cuando hablo con inversores, suelo oír que no hay proyectos, y se quejan de que no encuentran nada donde invertir. No “pillan” emprendedores, aunque los están buscando.

Igualito que en el mundo del ligoteo: oferta y demanda buscándose desesperadamente, y no hay forma de que se encuentren.

Desde mi posición como emprendedor e inversor, la verdad es que entiendo los comentarios de ambas partes:

El emprendedor. Nos encontramos muchas veces perdidos. No sabemos a quién recurrir, por dónde empezar, qué tipo de inversor sería el adecuado para nosotros… En internet, hay algún business angel muy activo y otros dos o tres que nos vienen a la mente, pero las posibilidades son escasas (o lo parecen). Pensamos (a veces con razón) que el capital riesgo público queda descartado porque no van a entender nuestro proyecto. Hemos oído hablar de gente que lleva meses buscando financiación sin éxito. Eso sí, también he visto quien se queja de no obtener inversión y resulta que no ha enviado su proyecto a ningún sitio (si es que ha redactado algo “enviable”…). La sensación es clara: no hay inversores.

El inversor. Algunos reciben muy pocos proyectos. A otros les llegan propuestas de sectores que no tocan. Hay quien encuentra powerpoints valorados en varios millones de euros. Y es habitual ver emprendedores que saben bien poco del negocio en que se quieren meter. Al fin y al cabo, entre el poco movimiento emprendedor y lo pobre de muchos proyectos, los inversores también hablamos de que no hay emprendedores.

¿Quién tiene razón? La verdad es que ambos. En próximas entregas veremos cómo podemos acabar con esta incomprensible situación.

¿Cómo lo ves? ¿No hay inversores? ¿Lo que falta es buenos proyectos? ¡Deja aquí tu comentario!

Recuerda que podemos estar en contacto en Twitter (usuario enekoknorr) o en Facebook (facebook.com/enekoknorr)! También estoy en LinkedInXing.

I Foro de Startups: una buena oportunidad para emprendedores

El próximo 18 de noviembre, First Tuesday organiza un evento especial en Barcelona: el I Foro de Startups. En él, seis emprendedores tendrá la ocasión de presentar ante el público y, sobre todo, ante inversores, sus proyectos empresariales

Creo que es una de las pocas oportunidades que tiene un emprendedor de dar a conocer su empresa. Si eres emprendedor, ¡anímate! Infórmate de cómo presentarte haciendo click aquí. ¡Date prisa! ¡Sólo tienes hasta el jueves 13 a las 13!  

El jurado -al que tengo el grandísimo honor de pertenecer gracias a la invitación de Carlos Blanco, uno de los organizadores del evento (muchas gracias!)-, es de auténtico lujo:

  • Alejandro Santana (Perennius), inversores de family office
  • Alejandro Suárez, CEO de Ocio Networks y Publispainbusiness angel
  • Amaia Helguera, cofundadora de First Tuesday
  • Antonio Ortiz (Error500), blogger y socio de Weblogs SL
  • Axel Serena, CEO de Quasar Elite, colaborador en First Tuesdaybusiness angel
  • Carles Ferrer (Nauta Capital), fondo de capital riesgo
  • Carlos Blanco, CEO de Grupo ITnet, cofundador de First Tuesdaybusiness angel
  • Carlos Trenchs, Director de Inversiones de Caixa Capital Risc (La Caixa)
  • Didac Lee, CEO de Inspirit
  • Emilio Márquez, CEO de Networking Activobusiness angel
  • Eneko Knörr, fundador de Hostalia, CEO de Ideatecabusiness angel
  • Gonzalo Carod, COO de Axon Capital, inversores de capital riesgo
  • Ester Palomar (Caja de Ahorros de Navarra), responsable Eurecan en Catalunya
  • Jaime Esteban, director de Atitlan Capital, inversores de capital riesgo
  • Javier Martin, blogger y fundador de Loogic
  • Jesús Monleón, business angel y fundador de SeedRocket
  • José Antonio del Moral, experto en web 2.0 y CEO de Alianzo
  • Lluis Faus, CEO de Vlex, business angel
  • Luis Font, CEO de NTR
  • Luis Martín Cabiedes, el principal business angel de Internet en España
  • Noemi Gómez, periodista de Internet en Expansión
  • Ricard Soderberg (Active Capital Partners), investment director en Molins Capital Inversión SCR
  • Rodolfo Carpintier, CEO de DAD y business angel
  • Roberto Saint-Malo, director de Adara Venture Partners
  • Sergi Mora, gestor de proyectos de ACC1Ó (Generalitat de Catalunya)
  • Toni Mascaró, CEO de eMascaró, colaborador en First Tuesday
  • Vicente Arias, emprendedor y fundador de SeedRocket
  •  (fuente: Blog de First Tuesday)

    ¡Anímate! ¿Nos vemos en Barcelona?

    Para crear una empresa, ¿empezar o esperar?

    Hace ya meses que un lector me preguntaba si recomendaría poner en marcha ya mismo un negocio o esperar a que pase la crisis

    En aquel momento, allá por abril, le dije que se lanzara. Lógicamente, la recomendación no era para todos. No es lo mismo montar una inmobiliaria que un negocio de contenidos en Internet, que era su caso. 

    Más dudas tenía del negocio que había montado a finales de 2007 una amiga: una tienda de decoración y proyectos de reformas. No sabía qué decirle, porque el momento todos sabíamos que quizá no era el idóneo. Pero es que, ¿cuándo es “el momento”?

    Esta amiga me dio ella misma la respuesta: “nunca es un buen momento para empezar un negocio”. Alguien puede pensar que es mejor esperar a estar mejor preparado (adquirir experiencia en un sector concreto), esperar a que lleguen tiempos mejores, etc. Pero tras esperar resulta que la emprendedora puede tener dos hijos y estar embarazada de un tercero, o sea, una situación poco propicia para dedicar 24 horas al día a una nueva empresa. 

    Hace unos meses, cuando empecé a pensar en este post, iba a decirte que te lanzaras directamente, que no pensaras en crisis ni en nada, que no creyeras que no es buen momento, porque nunca encontrarías el momento adecuado. ¿Esperar? No. Empezar. Si no lo haces ahora, quizá no lo hagas nunca. (Y todo esto sin contar con que hay negocios que no pueden esperar porque luego será ya demasiado tarde).

    Ahora, no estoy tan seguro. Viendo que la crisis puede ser peor de lo que podíamos esperar, o muchísimo peor, recomiendo cierta prudencia, al menos. Creo que se puede apostar mucho aún por Internet (yo lo he hecho, por si te sirve de referencia), pero tenemos que ser más prudentes que nunca, y prepararnos para unos tiempos que van a hacer aún más dura la vida del emprendedor

    ¿Empezar ya? Sí, según el sector, y con muchísimo cuidado y prudencia.

    Todo o nada: las medias tintas no son para emprendedores

    A raíz este post de Javier Martín de Loogic me ha venido a la cabeza un viejo debate del “mundillo” de los emprendedores:

    ¿Compagino mi trabajo con mi proyecto o me dedico a él en cuerpo y alma?

    Mi opinión es clara: Hay que apostar a “todo o nada”. No recomiendo en absoluto seguir trabajando para tener un sueldo mientras se prepara un proyecto, como al parecer hicieron los de Escapada Rural como comentaban en Loogic. Creo que hay que ir “a muerte”.

    ¿Por qué no veo convenientes las medias tintas? Todo va muy rápido. Ya en los negocios tradicionales, mientras preparas el montar una tienda, por ejemplo, te sale otra al lado que da al traste con tu idea. Así que en Internet… imagínate.

    Hay que hacer las cosas con tanta velocidad para que no se te adelante nadie que no puedes permitirte el lujazo de tardar ni un mes más. Si dedicas sólo el 10% de tu tiempo en un proyecto, tardarás diez veces más en lanzarlo que dedicándote al 100%. Si tardas, para cuando tu proyecto vea la luz puede tener tanta competencia que puede nacer ya muerto.

    Imagínate que, por no haber dejado tu trabajo actual desde el principio, mientras preparas tu proyecto veas que ya te han salido competidores. O que para cuando lo sacas se ha pasado ya su “momento”.

    Hostalia nació como spin-off de otra empresa que habíamos creado. Tardamos más de un año en ponerla en marcha por estar dedicándonos a la vez a muchas otras cosas de la empresa “matriz”. Sí, no nos podemos quejar de cómo ha ido Hostalia desde entonces, pero te aseguro que naciendo doce meses antes Hostalia ahora sería una empresa mucho más grande 😉 Hay que correr, darse “vida”.

    Ni qué decir de un proyecto que he ido preparando en ratos libres (es decir, cero). Cuando lo veas te vas a reír de lo tarde que sale… 😛 Lo lanzaré por cabezonería personal, porque año y medio después de empezar a prepararlo ya casi no tiene sitio en el saturadísimo mercado. El año pasado podría haber triunfado, creo… Ejemplo claro de que no se puede perder un minuto.

    Y además de mi experiencia, he visto a dos amigos intentar montar algo desde sus respectivos trabajos y estos proyectos se han quedado parados.

    Por supuesto, hay muchos casos de gente que ha montado sus empresas dedicando al principio sólo sus ratos libres y les ha salido muy bien. Pero muchos de ellos pensarán: “qué pena no haberlo hecho antes”, porque el tiempo de retraso les ha dado menos fuerza frente a la competencia, o porque ven claro en general que el tiempo perdido les ha salido muy caro.

    El tiempo es oro. Y tu tiempo lo puedes comprar muy fácilmente: en lugar de seguir trabajando, pide un crédito equivalente a lo que necesitas para vivir durante un año. Cómprate un año de dedicación plena. Te saldrá muy rentable.