Sí a las cenas y cestas de Navidad

Ahora, en plena crisis, está de moda tomar medidas de reducción de costes. Parece que un directivo está obligado a buscar dónde “rascar” gastos para justificar su sueldo. 

Y está bien, sobre todo cuando las cosas se ponen feas, revisar por dónde se está yendo el dinero de la empresa innecesariamente. Por ejemplo, el otro día me decía una amiga que les han quitado las impresoras -que tenían cada dos o tres puestos- y ahora hay una general donde se “mira” un poco lo que sale. Una medida bastante razonable.

Lo que no me gusta es eliminar de un plumazo las cenas y cestas de Navidad. Yo siempre he sido partidario de las cestas. Nunca me han dado ninguna porque, para bien o para mal, no he trabajado nunca por cuenta ajena, pero creo que al trabajador le gustan y percibe mucho valor. He visto a la gente muy agradecida y contenta. Sin ir más lejos, ayer me crucé por la calle con un chico que llevaba una cesta en la mano y tenía una “curiosa” sonrisa en la cara. Y es que estoy seguro de que el valor percibido de la cesta es mayor que el coste de comprarla. En términos económicos, creo que las cestas son rentables para la empresa.

En cuanto a las cenas de Navidad, quitarlas me parece aún peor. Estoy leyendo últimamente que muchísimas empresas las han cortado, porque se ahorraban “X millones de euros a nivel mundial”. Es cierto: quitarlas supone un ahorro. Pero ¿cuánto cuesta el descontento de un empleado?  Una cena -navideña o no- es importante para el “buen rollo” de la gente en una empresa, y que el equipo esté contento y motivado supondrá que es más rentable. La menor productividad de un empleado poco motivado es difícil de cuantificar, pero el ahorro de quitar una cena o una cesta es muy fácil, ¿no? Por eso se toman este tipo de decisiones -en mi opinión, desacertadas.

La satisfacción de una persona en su trabajo es el resultado de un complicado algoritmo (muy variable según el empleado) cuyos factores son conocidos: sueldo, ambiente de trabajo, posibilidades de promoción, flexibilidad, etc. Las cenas y cestas suponen un coste pequeño -en proporción- para cualquier empresa, y es imposible saber en qué medida su supresión puede afectar al rendimiento de los empleados, es decir, a su rentabilidad. Eso sí: al quitarlas, su satisfacción disminuye en cierta medida, seguro.

Habrá opiniones y experiencias para todos los gustos, pero yo apuesto por las cenas y cestas de Navidad. Su rentabilidad no se ve en los números, pero yo creo en ellas. 

Tú, ¿cómo lo ves?

P.D: Aprovecho para desearte Felices Fiestas 🙂

45 pensamientos en “Sí a las cenas y cestas de Navidad

  1. Estoy totalmente de acuerdo. La cesta y la cena de navidad es un dinero muy bien invertido y que se recibe de una forma muy cálida por los trabajadores.

    Ahora bien, ¿por qué algunas grandes empresas las están eliminando?.

    Para mi, el motivo es que todos estos recortes están pilotados por jefes de departamentos y no por los verdaderos dueños de la empresas. Estos jefes suelen ser responsables de cumplir los presupuestos… y claro, si les piden un recorte pues lo quitan de la cena de Navidad y de las cestas (es un gasto facil de suprimir) y ya está.
    ¿Qué la empresa va a ir peor? ¿Qué los empleados van a trabajar menos a gusto?….

    ¿Y qué más da?. Para ellos lo importante es que han cumplido su objetivo de reducir el gasto en un porcentaje X y que al final del año van a cobrar la prima de incentivos.

    Motivar, animar y hacer equipo…. eso se lo dejan a la suerte.

    En fin, que triste.

  2. Totalmente de acuerdo contigo, sobre todo en lo referente a las cenas. Y yo añadiría que no sólo en navidad, sino también el resto del año.

    Una cena (y su posterior ración de charla/reunión) ayuda a la compenetración y al compañerísmo dentro de la empresa. Sobre todo cuando esta no cuenta con una cantidad importante de empleados, y es cuando se nota mucho más la importancia del factor humano en el desarrollo de la empresa.

    Es por ello que considero fundamentales este tipo de actos sociales fuera del entorno laboral, y no sólo una vez al año con la excusa de navidad.

  3. Buenas ,

    Pues parece que no todas las empresas piensa de igual forma y como es mi caso bueno nuestro caso ni cesta ni cena , bueno si cena subvencionada hasta 50 euros .

    Nos mal acostumbrastes Eneko , zorionak eta urte berrion .

  4. @Miguel Angel, efectivamente por ahí iba mi reflexión: cuando sólo se piensa en números y a corto plazo, se recorta cualquier cosa sin pensar en sus consecuencias a largo plazo. Muchas gracias por tu interesante apunte.

  5. @Salva, tienes toda la razón. Cenas y reuniones informales todo el año para fomentar el compañerismo, el grupo. Importantísimo para una empresa, y como bien dices, clave en empresas más bien pequeñas o medianas.

  6. @Raúl, Urte berri on!

    50 euros para la cena: algo es algo 😉 Este año ha sido muy habitual cortar con todo. La crisis es una buena excusa.

    Hay empresas que nunca han dado cesta o no la dan desde hace años. Una política respetable, pero que no comparto.

  7. Como empresario siempre he opinado que es importantísimo fomentar las relaciones humanas entre los trabajadores. Somos una empresa pequeña (12 empleados), y se nota mucho cuando baja la implicación de alguien. Siempre nos gusta tener un detalle de cara a navidad (cesta u otro) y también la tradicional cena y salida a bailar. La gente la espera mucho tiempo y luego se recuerda todavía más. Se conocen más facetas del equipo e incluso se humaniza más. Y la verdad es que las multinacionales con producciones “físicas” tienden bastante a la deshumanización y más al resultado. ¡Felices fiestas!

  8. Totalmente de acuerdo Eneko.

    En mi empresa han cortado la cena (eran mas de 600 personas) pero no la cesta y la verdad es que es un detalle que se agradece.

    Personalmente he invitado a mi equipo (14 personas) a cenar, supongo que el sitio era algo mas “normalito” que si hubiese invitado la empresa pero despues de un par de copas se te olvida el sitio… 😉

  9. @Ismael: ¿Cuando dices “personalmente he invitado a mi equipo”, quieres decir que lo has pagado con tu bolsillo o con el dinero de tu departamento?.

    Lo digo porque como sea la primera opción… entonces si que eres el empleado ideal!

  10. Yo también estoy a favor de la cesta navideña y de la cena, la primera porque hace ilusión y la segunda porque es el momento ideal para relacionarse con otras personas que en tu dia a dia de trabajo no coincides.

  11. @sergicaballero, mi experiencia también es en empresas pequeñas, y veo como tú la necesidad de cuidar al máximo los detalles y todo lo que se pueda hacer para fomentar el “buen rollo” entre la gente y la implicación del equipo.
    Además, como bien dices, la cena es largamente esperada, y luego se sigue recordando con intercambio de fotos, comentarios, etc.

  12. @Ismael, interesante tu punto de vista desde una empresa grande. He oído también lo que dices: que se cancela la cena “oficial” y la gente se organiza por su cuenta por departamentos o grupitos, pagándose ellos mismos de su bolsillo la cuenta. Y está bien que en algunos sitios se mantenga la cesta.
    Y es que la cesta una cosa es no darla “desde siempre” y otra cosa es quitarla. Quitar la cesta es como recortar en una pequeña parte el sueldo del empleado… Casi sería hasta ilegal 😉

  13. @miguel, efectivamente, tanto la cesta como la cena tienen su “función”, y aunque son muy distintas, aportan algo en su medida para la satisfacción del trabajador y el equipo en general.

  14. Hola a todos, y Feliz Navidad!

    Yo creo que son muy necesarias ambas cosas, desde luego la cena es fundamental, solo he estado en una comida oficial (cenas de compañeros unas cuantas mas) de empresa y merece la pena, conocer a la gente fuera del ambiente laboral es importante. En mi caso me sorprendió para bien algún detalle del jefe, y me lo pase de maravilla.

    La cesta es un buen detalle, ver que la empresa “se estira” te hace verla y valorarla mejor, pero si anda racaneando (si se daba otros años, quitar la cesta tiene que sentar mal) ya te da una sensación pobre de la empresa por la que trabajas dia a dia, motivacion 0.

    Bye

  15. Completamente de acuerdo. La satisfacción de un trabajador es proporcional a la motivación, los incentivos, etc. En una cena de empresa, y con un poquito de vino/cerveza los malos rollos, los rumores y demás pueden desaparecer. Incluso a nivel estratégico, la comunicación en una empresa, tan importante, se compone de formal e informal.

    P.D: Aprovecho para desearte Feliz NAVIDAD 😉

  16. Pingback: Enlaces interesantes

  17. @Isra, la cena es una parte importante para el funcionamiento interno de una empresa, estoy contigo. Feliz Navidad!

  18. @Ismael, un detallazo que demuestra la importancia que das a la cena, tanta como para pagarla tú mismo si la empresa te la quita.
    @Miguel Angel, lo de Ismael creo que es más amor a su equipo que a la empresa. Quiere cuidar a su gente igual que lo haría un empresario con esos mismos 14 trabajadores.

  19. Encuentro muy interesante la reflexión. Yo, incluso, iría un poco más allá y hablaría de los detalles que puede tener la empresa con sus clientes, en épocas Navideñas.

    Por ejemplo, años atrás (cuando capitaneabas Hostalia), recibíamos diferentes detalles por estas épocas: una botella de vino, una felicitación de Navidad…

    Son pequeños detalles que te sacan una sonrisa, te hacen olvidar los posibles “malos tragos” que hayas pasado con la empresa durante el año y, en definitiva, ayudan a fortalecer la relación empresa-cliente.

    Aún así, me da a mi que este año las cosas van a ser diferentes…

    Saludos!

  20. @checho, efectivamente, soy también partidario de enviar detalles a los clientes. Solíamos enviar christmas “físicos” (hoy en día cada vez más en desuso) y una botellita de vino a clientes con cierta facturación. Siempre he pensado que esto podía ayudar a un cliente descontento a cambiar un poco de opinión, y si estaba contento a estarlo aún más, y con lo que cuentas ya queda comprobado 😉
    Felices Fiestas!

  21. Nosotros lo tenemos bien porque presencialmente en la oficina sólo somos 3 (y dos de ellos somos los socios) con lo que sólo nos toca hacer una “cesta de navidad”. Eso sí, ya que lo tenemos fácil intentamos ser originales 🙂 Cuando seamos muchos más ya veremos si podemos personalizar tanto estos regalos navideños 😛

  22. Todavía se puede hacer peor las cosas: convocar una cena de Navidad pero diciendo que la gente la debe pagar de sus bolsillo. Y es un caso real. Con eso lo único que haces es crear mal ambiente y que la gente se escaquee de la cena. Para eso, mejor no convocas cena oficial y que la gente se autoorganice. O subvencionas hasta una cierta cantidad.
    Si se trata de ahorrar, siempre se puede rebajar el nivel de la cena, o quitar otras cosas. Eliminar la cena deja mal regusto en la gente. Como decís, no es un gasto sino una pequeña retribución e incluso una inversión en equipo y mejora de relaciones internas.

  23. @Carlos: Sinceramente, si mi empresa me convoca a una cena de navidad y cada uno se lo tiene que pagar de su bolsillo… entonces entro en el despacho de mi jefe y le digo directamente que conmigo NO cuente. Mi dinero es mío y me lo gasto como quiero.

    Yo por lo menos prefiero ir de cena con mi novia, amigos, familiares, … que con mi jefe.

    Los hay con cara…de verdad.

  24. @Jordi, hay que intentar luego mantener el mismo buen rollo que hay con 3 cuando seáis 30 😉

    @Carlos, lo que cuentas lo he oído de otro caso y es de traca. Mucha gente, al no haber cena “oficial” se ha juntado con unos compañeros y se lo ha montado por su cuenta como ha querido, pagándoselo de su bolsillo, a su manera. Pero la cena “oficial” no se puede pedir que la pague cada uno, porque se ve más como una obligación. En fin… cada uno que haga las cosas como quiera.

  25. Según…

    Yo creo que hay empresas a las que les salga más rentable, eliminar de cuajo las cenas y cestas.
    Si la percepción de la empresa ya es mala por parte de los empleados no creo que cambie ha peor la opinión de estos para con la empresa por que ese año no se les regale una cutre cesta, que seguramente es la que recibían porque el tamaño de la empresa es inversamente proporcional al de la cesta.
    Y si tienes una percepción buena de la empresa, pues hasta justificarás de algún modo el que no te la den. – Todos debemos apretarnos el cinturón y arrimar un poco más el hombro !!! Pero seguramente te darán la cesta, por eso tienes esa buena percepción de la empresa.

    En cuanto a las cenas de empresa, pues parecido… Si alguien va obligado a una cena, nunca a sido mi caso, pues casi que prefiere que se la quiten. Que ya organizará una cena con sus compañeros en algún sitio más modesto y beberás mas vino y más a gusto.

    Yo he pasado por varias empresas muy dispares.

    Desde una, con aproximadamente 3000 empleados y unos 6,5 millones de beneficios, en la que si no me hubiesen dado cesta pues me hubiese dado un poco igual, las cenas a toca teja.

    Y otra algo más modesta, en la que te pagaban unas cenas de de las de chuleton bueno, en la que yo no me espera ni cesta y ostia, Eneko, QUE CESTA !! Eskerrik asko tio !!

    No creo que el tema sea SI o No a las cestas de navidad, sino el trato durante todo el año, los pequeños detalles del día a día. Por mucho que envíes un Rioja por navidad, si durante el año la has liado parda. Casi mejor que no se acuerden de ti.

    Felices Fiestas a todxs !!

  26. Depende un poco de la empresa y del estado laboral del empleado.

    En una empresa con un mediano buen rollo o incluso con una actitud neutral entre empleados, sí a la cena de navidad. Hay empresas que tienen mal ambiente y la cena de navidad no es el momento de corregir. Los empleados pueden no querer ir o explotar las tensionse subyacentes allí mismo.

    En cuanto a la cesta, solo se me ocurre una situación en la que pueda dar la vuelta y volverse contra la empresa. Si mantiene empleados muy disconformes con su sueldo actual, pueden pensar “dame la pasta y olvidate de la cesta”.

    En general, en toda empresa que no se lleve con una política cortoplacista y de rotación constante de personal, sí a las dos. Pero es que hay muchas empresas que se llevan así y que sobreviven con empleados descontentos. Y muchas, por desgracia.

  27. Depende de cada caso, si la empresa está despidiendo personal por la crisis y la situación, no tiene mucha lógica gastar en cenas y cestas, cuando la prioridad es mantener el negocio a flote y no despedir a sus trabajadores.

    Luego otros casos, pues hay de todo, pero al menos la cena si soy de la opinión que no debería suprimirse.

  28. Una pena lo de las cestas, pero es que la crisis está que no para. Yo si tengo que elegir entre cena y cesta me quedo con la cena. Creo es una celebración importante para los trabajadores y que les permite conocerse un poco más.

    Saludos y ¡Feliz Navidad!

  29. @Gorka, estoy contigo en que la cesta o la cena son un pequeño “punto” sobre la percepción que tienes de la empresa, sobre la satisfacción que tengas. Si estás muy descontento en general, la cesta quizá ayude poco. Pero bueno, algo ayuda 😉

  30. @Sergio, es cierto que cada empresa y persona es un mundo. Cada caso es bien distinto.
    Hay gente que ni siquiera quiere ir a las cenas de empresa, se las paguen o no…

  31. @David, precisamente por la crisis se toman las decisiones de suprimir cenas y cestas, pero creo que, aunque una empresa no esté pasando por su mejor momento, se deben mantener. Quitarlas son medidas de cara a la galería, porque en la práctica suponen poco dinero en relación a los meganúmeros que se manejan en casi cualquier empresa.
    Eso sí, en lugar de supercena-fiesta de lujo, se puede uno cortar, y lo mismo con la cesta, porque tampoco hay que pasarse en los tiempos que corren…

  32. @Luis, de elegir yo también me quedo con la cena, que creo que sería también la opinión de la inmensa mayoría de los trabajadores.

  33. Yo he hecho precisamente lo contrario, siempre habíamos hecho comida, cesta no. Pues este año, las dos cosas. La empresa no es más pobre, y el input aportado a los trabajadores (once) es muy positivo y cargado de energía. De hecho, les dije, cuando la crisis pase se acabó la cesta 🙂
    Feliz 2009

  34. Puestos a elegir yo me quedo con la impresora. Me molesta más que se recorten esos gastos y que no se confie en mí hasta el punto de pensar que hago un mal uso de los consumibles. Además la ausencia de la cena me parece algo menor, puntual e incluso ejemplarizante comparado con una incomodidad que puede llegar para quedarse.

    Feliz 2.009.

  35. El problema, Eneko va más allá del gesto navideño, en estos momentos lo que se vive es una parálisis por inacción que está agravando más el problema real.

    Ahorrar es siempre bueno pero se puede ahorrar tanto que la empresa deja de existir y tener a tus mejores clientes satisfechos y pensando en ti puede ser la diferencia entre el éxito y la desaparición.

    Feliz Año 2.009

    Rodolfo

  36. @”mi opinión”, muy buena opción hacer algo que incluso no se hacía en los buenos tiempos, para “animar” al personal.
    De hecho, el otro día un amigo me decía que habían aprovechado la crisis para mostrar más fortaleza de cara a sus clientes: habían dado importantes regalos (una buena cesta de vino), con el fin de mostrar que ellos seguían al pie del cañón, y que cuando su competencia plegaba velas recortando todo tipo de regalitos, ellos aprovechaban para dar la campanada diferenciándose.
    Me gustó mucho la idea.

  37. @Holden, tienes razón en que a veces el querer recortar gastos a toda costa lleva a provocar descontento en los empleados, como lo que comentábamos de quitar las impresoras. Se exagera mucho.

  38. @Rodolfo Carpintier, así es: el excesivo recorte de gastos puede hacer mejorar a corto plazo la situación, pero estos recortes pueden provocar “pequeños” descontentos en empleados y clientes que pueden hacer incluso desaparecer la empresa.

    Os deseo también un Feliz Año!

  39. Yo pienso que las cenas de empresa y las cestas de navidad no se deberian eliminar ya que son algo que une más a los empleados. Hace que vayan más agusto a trabajar, con más ganas.

  40. Hola! Formo parte de una empresa de organización de eventos y entre ellos organizamos cenas de empresa.
    Para muchas organizaciones, las cenas de empresa, se han convertido por tradición, en un pilar importante dentro de los eventos anuales de una empresa. Al ser un evento que se produce con periodicidad poco a poco puede ir perdiendo efectividad si no lo vamos renovando con nuevos toques de originalidad.

    En Alternative Xperience nos encargamos de convertir las cenas de empresa en vivencias que consiguen sorprender y donde el aburrimiento no tiene lugar.

  41. Nosotros estamos a favor de las cestas de navidad y los cenas de navidad, pues vendemos las primeras en http://www.cestic.es pero también opino que si la empresa no tiene dinero para regalar a todos los trabajadores una cesta de navidad entonces lo mejor es comprar unas pocas buenas cestas de navidad y sortearlas en la cena.

Los comentarios están cerrados.