Por fin on-line

No creía en los blogs. Lo reconozco. Cuando empecé a oír hablar de ellos, no lo entendía. ¿A qué venía su “fama”? ¿Qué diferencia había entre la típica web personal sobre móviles y un blog de móviles? Pensando en un sitio de referencia de tecnología móvil, la verdad es que poca. ¿Entonces? La participación del usuario en el contenido principal de la web es la clave del éxito, de la llamada “Web 2.0”.

Me equivoqué, sí. No preví que una web fácil de gestionar, que “invitara” a participar activamente a los visitantes, que les diera protagonismo, podría cobrar tanta importancia. Al fin y al cabo, para participar en una web, para interactuar, siempre han existido los foros… ¿no?

Pero ahí está el “fenómeno blogger”. Cada día nace una nueva red de blogs. Todo el mundo tiene su blog personal. En todos los medios se habla de ello. Un blog tiene “algo”, como sus contenidos autogenerados por los propios usuarios, su “movimiento” continuo, su aparente simplicidad… Y eso ha gustado y ha cambiado la forma de crear webs.

Entre tanto, yo sin blog. ¡Qué presión! Que si hay que tener blog, que más aún si uno dirige una empresa tecnológica… Posts y posts sobre el tema… Mi hermana también metiéndome caña…
Pues nada, ya está. Aquí estoy. Cuando mi hermana ya me ha creado un wordpress sobre enekoknorr.com ya no he podido evitarlo y he me puesto a postear.

No quiero aburrir con temas personales ajenos a la temática que quiero llevar: internet, economía, negocios, etc. No voy a escribir 20 posts al día. No voy a escribir por escribir.

En fin, espero que os guste. Y si no, ya sabéis: no volváis 😛