A favor de los $700.000 millones para “salvarnos”

Si has leído este post, sabes que soy defensor de que los estados -es decir, el contribuyente- no paguen un duro para salvar a quienes han cometido excesos, y me refiero sobre todo a los promotores inmobiliarios. Es por ello que, por supuesto, tengo que estar totalmente en contra de que el pueblo estadounidense pague de su bolsillo la barbaridad de dinero que requiere el plan de Paulson, cuyo fin es devolver la confianza al sistema bancario y financiero en general.

 

Y así era, hasta este fin de semana, cuando cayó en mis manos un ejemplar de “la Biblia” de la economía y negocios mundiales: The Economist. Este prestigioso semanario suele ser muy crítico con USA cuando tiene que ser, y crítico con Bush casi siempre, sobre todo en su nefasta política exterior. Pues pese a que el plan de Paulson tiene muchos detractores en todos los lados, The Economist le da todo su apoyo en su editorial

¿Cómo puede este medio apoyar, como dicen muchos, la “nacionalización de las pérdidas”? ¿Cómo se justifica dejarse 700.000 millones de dólares para intentar salvar el sistema bancario -y, supuestamente-, así, también la economía en general? Para hacernos una idea comparativa del dineral que supone, ten en cuenta (como contaba Agirregabiria el el twitter) que con “sólo” 40.000 millones al año durante diez años, según la ONU, se podría dar educación, salud, etc. a toda la Humanidad. 

¿Cómo justifica, entonces, The Economist, esa “inversión”? Ese dineral supone el 6% del PIB americano, pero dice que la crisis supondría un coste de más del 16% del PIB, muchísimo más, y además hay que tener en cuenta que esos 700.000$ no van a fondo perdido, sino que se podría recuperar una parte. Dice también que el coste no es nada comparando con lo que supondría llegar incluso al 20% de paro como en La Gran Depresión (en comparación con el 6% actual). 

También menciona la crisis japonesa reciente, basada también en graves problemas bancarios y que se ha prolongado durante una década. Asegura que es el ejemplo de que hay que hacer “algo”, y “cuanto antes”.

Tras releer el editorial un par de veces y reflexionar unos minutos, me tuve que rendir: el plan debería seguir adelante, y su rechazo -de momento- ha sido un grave error. Este revés ha supuesto un batacazo bursátil en USA, y me temo que lo será en unas horas en Europa (-15%, y espero equivocarme) cuando abran las bolsas. Y eso sólo será el principio. 

El plan no está exento de riesgos. Es posible que no llegue a surtir efecto y que la crisis prosiga, o que la deuda americana se agrande tanto con esta operación que le resulte insostenible y el problema sea aún mayor a medio plazo. Pero si The Economist aboga por llevarlo adelante, yo también. Ah, y Warren Buffet confía también en el plan, como me recordaban en GurusBlog (donde también están el mismo barco).

Y no hay que olvidar que comprar los activos dudosos, ilíquidos, subprime o tóxicos, como queramos llamarlos, no es dar dinero a fondo perdido, tirarlo. Es comprar algo que ahora casi no vale nada y que puede valer algo en el futuro, por lo que insisto en que el coste puede ser menor de lo que parece. Y más lejos va un articulista del Wall Street Journal que dice que el Estado no sólo va a recuperar el dinero de esa “inversión”, sino que que va a ganar mucho, que va a hacer “the greatest trade ever”, una “super operación” de compravneta en la que los 700.000 millones de dólares se podrían llegar a convertir en 2 billones: la envidia de cualquier gestor de fondos. 

En fin, que eso tampoco lo veo tan claro, pero sí que Estados Unidos debe hacer algo, y pronto. Egoístamente, nos conviene que lo haga, porque no nos cuesta nada y es un intento de arreglar lo que ellos mismos han estropeado. El que jode, paga, ¿no?

¿Está barata la bolsa o está descontando una economía a la baja?

¡Qué revueltos están los parqués últimamente! Crash un día, subida histórica otro… Ayer a mi kioskero habitual no le quedaba ni Expansión ni El Economista a las 8 a.m., porque al parecer se vende prensa económica como churros por las turbulencias.

Yo soy bajista desde hace mucho, porque creo que la economía en los próximos años sólo puede ir a peor (no sé si habrá recesión o no, pero empeorará). Y la bolsa no estaba reflejando por adelantado (como ocurre) esta situación aún, con los índices en máximos hace nada.

Un amigo broker me decía allá por noviembre algo como lo que contaba SelfTrade en esta web: que la bolsa está baratísima, nada que ver con los PER (relación precio/beneficio) de los anteriores máximos bursátiles. Era cierto. Y es más cierto ahora, que el Ibex ha bajado más de un 15% desde entonces.

Veamos un ejemplo claro de los que los analistas llaman “barato”: BBVA. En uno de mis blogs financieros favoritos comentan que el banco con sede en Bilbao está muy fuerte, ganando un 30% más, que cotiza a un PER de sólo 8 veces y, atención, paga casi un 6% de dividendo. Estando ya muy barata la bolsa en general en términos de PER (13), en mínimos de cuatro años, el BBVA está aún más barato y, sin mirar la cotización, este año te pagaría 6 euros por cada 100 que inviertas. Un chollo, en los tiempos que corren, vamos.

Por lo tanto, sabemos que existe la posibilidad de invertir en algo que te va a dar un 6% de rentabilidad vía dividendo, y que además se puede revalorizar mucho más a largo porque está más barato que nunca. Habría que lanzarse a “saco”, e incluso endeudarse para comprar…

¿O realmente deberíamos asustarnos al ver el BBVA tan barato? Quiero decir, ¿está el BBVA barato o el mercado prevé que los 6.000 millones que gana actualmente van a ser 3.000 en unos años -o menos?

Me explico. O comprar BBVA a estos precios es un chollo total, o la economía se va a torcer tanto -mucho más de lo que el propio banco prevé- que incluso el BBVA va a ganar la mitad, lo que llevaría a tener un PER del doble (16, más “en la media”), y un dividendo del 3% o menos (ya no tan atractivo, desde luego).

Debemos recordar siempre que la bolsa cotiza expectativas, no datos actuales. Y creo que muchas acciones “baratas”, en lugar de estar baratas, nos pueden estar anticipando futuras caídas de beneficios.

La mayoría de la gente coincidimos en que la economía va a empeorar próximamente. Si es así, los beneficios de las empresas disminuirán, y las previsiones actuales serán revisadas a la baja, con lo que se ajustarán los PER estimados y lo que ahora consideramos “barato”, no lo será tanto.

En mi opinión, hay que estar fuera de la bolsa una temporada, sobre todo ahora que el análisis técnico nos indica que se ha roto la tendencia alcista que se mantenía desde hace años. Ahora mismo, creo que la probabilidad de perder mucho es mayor que la de ganar mucho. Prudencia y paciencia 🙂

Mueve tu dinero y hazte rico

Tras mencionarlo Yago en un comentario y verlo también en Loogic, me animé a pasar por La Casa del Libro, que me pilla al lado de la oficina, a comprar el libro “Mueve tu dinero y hazte rico” de Aitor Zárate.

mueve tu dinero

Es de estos libros que prefieres comprarlos por Internet porque da un poco de vergüenza preguntar por ellos. Es como pedir en una librería “Modelos de cartas de amor” o “Cómo ser mejor amante”, por ejemplo 🙂 Me imagino que los libros de autoayuda se venderán más por Internet…

Ya puestos a que la dependienta te mire mal (“este ‘flipao’ piensa que se va a hacer rico con este libro”), me animé a coger a la vez “Millonario instantáneo” (no lo he leído aún).

“Mueve tu dinero” me lo leí de un tirón. Es ameno y se lee fácil. Me gustaron las siguientes ideas (cogidas e interpretadas libremente por mi, no vienen así literalmente):

-La ventaja de los impuestos sobre el capital. Los impuestos sobre el trabajo son mucho mayores que sobre las rentas del capital (cuarenta y tantos por ciento contra sólo el 18%). Si dedicas tus esfuerzos a ganar dinero vía plusvalías, al final el resultado será mayor que si trabajas y pagas casi la mitad de tu sueldo en impuestos (lógicamente, el tipo máximo es para rentas altas, pero aquí se trata precisamente de conseguir mucho dinero…).

No a la inversión inmobiliaria. Si habéis leído otros posts míos, sabréis que estoy de acuerdo 😉

-Disciplina. Hay que madrugar, ser ordenado y muy disciplinado para triunfar. Estoy de acuerdo aunque, lamentablemente, soy tranochador (este post se está escribiendo a la 1 a.m.) y desordenado 🙁

Se puede conseguir la independencia financiera. Hay que luchar o, por lo menos, soñar.

Y todo fue bien hasta que llegó el capítulo en que te enseña a operar en futuros, que me salté entero. Me imagino que será interesante y habrá trucos para que te vaya bien invirtiendo en futuros, pero yo personalmente no lo veo. Tuve cuando era joven mis años de adicto a la bolsa, e incluso hice mis pinitos en derivados. En bolsa cuando la bolsa sube, ganan todos. Pero en derivados, si uno gana, otro pierde. Es un juego de suma cero. Estás compitendo con otros, tienes que “quitar” el dinero a otros paga ganar tú. Si eres mejor que ellos, eso sí, ganarás.

Pero en fin todo es verlo y probarlo. Se pueden proponer muchas formas de ganar dinero, y si este vitoriano ex-jugador de baloncesto profesional (como yo en lo de vitoriano; en lo del baloncesto, me quedé en aficionado…) nos propone una que a él le fue muy bien. Si alguien no tiene otra mejor en mente, lo dicho: se puede intentar.

En cuanto al libro, es el tercero del autor sobre la temática de ganar dinero. Me imagino que los dos primeros serán mejores (terceras partes nunca fueron buenas). Espero comentarios sobre ellos.

“Mueve tu dinero…”, en general, lo recomiendo.