Sí a las cenas y cestas de Navidad

Ahora, en plena crisis, está de moda tomar medidas de reducción de costes. Parece que un directivo está obligado a buscar dónde “rascar” gastos para justificar su sueldo. 

Y está bien, sobre todo cuando las cosas se ponen feas, revisar por dónde se está yendo el dinero de la empresa innecesariamente. Por ejemplo, el otro día me decía una amiga que les han quitado las impresoras -que tenían cada dos o tres puestos- y ahora hay una general donde se “mira” un poco lo que sale. Una medida bastante razonable.

Lo que no me gusta es eliminar de un plumazo las cenas y cestas de Navidad. Yo siempre he sido partidario de las cestas. Nunca me han dado ninguna porque, para bien o para mal, no he trabajado nunca por cuenta ajena, pero creo que al trabajador le gustan y percibe mucho valor. He visto a la gente muy agradecida y contenta. Sin ir más lejos, ayer me crucé por la calle con un chico que llevaba una cesta en la mano y tenía una “curiosa” sonrisa en la cara. Y es que estoy seguro de que el valor percibido de la cesta es mayor que el coste de comprarla. En términos económicos, creo que las cestas son rentables para la empresa.

En cuanto a las cenas de Navidad, quitarlas me parece aún peor. Estoy leyendo últimamente que muchísimas empresas las han cortado, porque se ahorraban “X millones de euros a nivel mundial”. Es cierto: quitarlas supone un ahorro. Pero ¿cuánto cuesta el descontento de un empleado?  Una cena -navideña o no- es importante para el “buen rollo” de la gente en una empresa, y que el equipo esté contento y motivado supondrá que es más rentable. La menor productividad de un empleado poco motivado es difícil de cuantificar, pero el ahorro de quitar una cena o una cesta es muy fácil, ¿no? Por eso se toman este tipo de decisiones -en mi opinión, desacertadas.

La satisfacción de una persona en su trabajo es el resultado de un complicado algoritmo (muy variable según el empleado) cuyos factores son conocidos: sueldo, ambiente de trabajo, posibilidades de promoción, flexibilidad, etc. Las cenas y cestas suponen un coste pequeño -en proporción- para cualquier empresa, y es imposible saber en qué medida su supresión puede afectar al rendimiento de los empleados, es decir, a su rentabilidad. Eso sí: al quitarlas, su satisfacción disminuye en cierta medida, seguro.

Habrá opiniones y experiencias para todos los gustos, pero yo apuesto por las cenas y cestas de Navidad. Su rentabilidad no se ve en los números, pero yo creo en ellas. 

Tú, ¿cómo lo ves?

P.D: Aprovecho para desearte Felices Fiestas 🙂

¿Cuánto ha pagado Anuntis por alquiler.es?

Hace un mes nos enteramos de que Anuntis (la mayor empresa española de clasificados, con marcas como Segundamano o Fotocasa) había comprado el dominio pisos.net por 150.000€. A la vez supimos que pisos.com se había vendido a Vocento por 250.000€. La operación me parece un chollo para ésta última, a la que hay que dar incluso la enhorabuena por haber conseguido uno de los mejores dominios en español y a un precio buenísimo, además de que consigue una nueva marca para sustituir la desafortunada -en mi opinión- SacaCasa. La compra de pisos.net por parte de Anuntis por 150.000 no me parece tan acertada, pero a largo plazo será rentable. 

Ahora Anuntis ha dado a conocer el lanzamiento de las webs pisos.net y alquiler.es, que se comentaba en varios blogs. (Por cierto, que buscando la nota oficial de Anuntis me he encontrado con que en su web la última noticia es de enero de 2008 -¡qué penoso!).

Me ha parecido curioso que se haya hablado de que Anuntis compró pisos.net pero no de que comprara alquiler.es, como si fuera suyo de toda la vida. Anuntis ha comprado alquiler.es muy recientemente (el último mes), y el precio estaría entre los 100.000 y 150.000 euros. 

¿En qué me baso para publicar esta información? El 15 de octubre el dominio estaba a la venta en Sedo, e hice una oferta para tantear cuánto pedirían por él. La respuesta fue de 199.000 euros. 

Por lo tanto, en octubre de 2008 el dominio aún no era de Anuntis, y se puede deducir del precio que pedía el vendedor que la negociación no podía bajar de los 100.000 euros. Por mi experiencia en dominios creo que la venta, como decía, habrá rondado los 100-150.000 euros, convirtiéndose en uno de los dominios más caros en español.

¿Ha sido buena compra? Como siempre, el precio que se pague por un dominio tiene que estar muy relacionado con lo que se pensara invertir en el proyecto que irá dentro. Creo que Anuntis está apostando muchísimo por Internet (como demuestra el cierre de la edición en papel de Segundamano) y que la compra de alquiler.es le resultará muy rentable también.

ACTUALIZACIÓN: Un lector me cuenta que vio el cambio de titular en el whois la semana del 15 de noviembre, lo que significa que el dominio alquiler.es es de Anuntis desde hace sólo un mes.