Nuevo varapalo para el mundo de la inversión en dominios

El mundo de la inversión en dominios ha vuelto a sufrir recientemente otro varapalo. La empresa propietaria del dominio sigla.es perdió el dominio por una injustísima resolución del sistema creado por Red.es para dirimir las disputas. 

La empresa Grupo Sigla pensó que podía adueñarse fácilmente del dominio sigla.es, un genérico claro, y lo consiguió. Un caso claro del mayor peligro que acecha a los domainers: el “secuestro” de dominios inverso, es decir, que alguien utilice un sistema creado precisamente para proteger a los titulares de marcas conocidas frente a los ciberocupadores, pero esta vez para intentar apropiarse de dominios que en realidad no deberían ser suyos. 

El caso sigla.es ha vuelto a abrir el debate sobre lo que está ocurriendo. Carlos Blanco comenta la polémica decisión, que analiza detalladamente Domisfera y explica también Ojodominios o Wipoabuse

Cada caso que conocemos de dominios genéricos que pierden sus titulares parecen ser más graves. Y es que cuando el juez que dicta sentencia es totalmente parcial, ya que proviene del mundo de las marcas, siempre resolverá a favor de las grandes empresas titulares de marcas en detrimento del propietario del dominio. Y ahí está el problema. Y éste se agrava cuando el sistema no permite recurrir resoluciones, es decir, el panelista no tiene ningún miedo a que nadie revise su trabajo y le tire de las orejas si lo ha hecho mal. Panelistas profesionales de las marcas como Antonia Ruiz López (caso sigla.es), Alexander Zuazo Araluze (caso lupa.es) o Enrique Batalla (caso terroir.eu), se ceban en resoluciones cuyo ganador se sabe de antemano. 

La inseguridad jurídica en que se encuentra el titular de un dominio genérico .es es muy peligrosa. Nadie puede arriesgarse a adquirir un buen dominio como entradas.es si te lo pueden quitar. Nadie puede arriesgarse a registrar un dominio que quedó libre como lupa.es si te va a venir una demanda de quien olvidó renovarlo y vas a perderlo. 

Como comentaba hace unos meses, Red.es necesita a los domainers, a los inversores de dominios, para llegar a sus objetivos de crecimiento. Yo me atrevería a decir que entre un tercio y la mitad del millón de .es que hay registrados no sólo no tienen contenido sino que están registrados como inversión, con el fin de desarrollar algún día algo sobre ellos o, sin más, poder venderlos algún día más caros (¿Está bien comprar una casa, sin vivir en ella, para venderla más cara, y está mal comprar un dominio para no utilizarlo y venderlo más caro???).

Red.es fue la creadora del Sistema de Resolución Extrajudicial de Conflictos, con el buen fin de evitar abusos por parte de “ciberokupas”. Ahora que el sistema demuestra tener graves fallos, creo que ha llegado el momento en que tiene que “meter mano” y hacer algo para que no vuelvan a producirse resoluciones tan injustas como peligrosas para el futuro crecimiento de los dominios bajo extensión .es. Red.es tiene que dar seguridad a los inversores, a los domainers, porque son parte importante de su negocio. 

Sin seguridad no hay inversión, y sin inversión y confianza en una extensión como el .es, no habrá crecimiento en el número de dominios.