Una revolución en el mercado de dominios: Fusu.com

Me ha sorprendido la noticia sobre Fusu.com, la primera Bolsa de acciones de dominios, en el blog de Acens, ya que no lo conocía, y eso que soy lector habitual de blogs que hablarían de esto sin falta como Domisfera o Carlos Blanco ;-).

Inmaculada Castellanos, editora del blog de Acens, nos describe el servicio:

Fusu es el primer mercado de cotización de dominios, es decir, es una “Bolsa para Dominios” .

Fusu permite a los dueños de dominios Premium (dominios con valor de mercado) poder hacer liquidas participaciones de esos dominios a inversores, abriendo un mercado secundario de dominios y añadiendo transparencia a éste.

Si tienes un dominio Premium puedes decidir poner a cotización parte de su valor, como en una salida a Bolsa. Si el dominio logra, tras cotización pública, un comprador que quiera adquirir un porcentaje mayoritario de acciones, entonces el dominio se vende y los vendedores cierran la operación.

He visto que la gente de Demene ya había comentado el servicio, y también he encontrado una noticia en que se anunciaba hace unos meses la beta del servicio.

La idea de Fusu es buenísima. Me atrevería a decir que, si lo hacen bien, va a ser un auténtico bombazo. Tiene que conseguir usuarios, domainers y -sobre todo- inversores serios, pero está llamado a revolucionar el mundo de la inversión en dominios. El sistema plantea algunas dudas legales (compras unas acciones online con no-se-sabe qué garantía), pero iremos viendo cómo evoluciona.

Conozco a más de un titular de un dominio que estaría dispuesto a vender una pequeña parte del mismo para obtener algo de liquidez, que a su vez le permitiría ponerle precio 😉

Vamos a ver un ejemplo real. Puedes comprar acciones de warning.com, un gran genérico. El dominio tiene un valor de mercado (capitalización) de 200.000 dólares. Las acciones tienen un valor de un dólar, y hay colocadas en el mercado (lo que se llama free float) 29.999.

Me he apresurado a hacerme usuario para contarte de primera mano el funcionamiento. Me he registrado, he ingresado en mi cuenta de Fusu 100 dólares mediante PayPal (se puede hacer por transferencia, también), y he puesto una orden de compra de 20 acciones de warning.com. La orden se ha ejecutado a $1,31, por motivos que desconozco, ya que hay órdenes de compra a 1,07 y de venta a 1,21. Son precios medios de las órdenes que hay abiertas, pero si no me equivoco tendrían que haberse ejecutado a 1,21.

En cuanto a flowers.mobi, mi orden de compra de 10 acciones a 1,29 no se ha ejecutado, cuando se debería haber cruzado con las órdenes de venta que hay a 1,19 de media.

ACTUALIZACIÓN: He comprobado que las órdenes de compra o de venta, en lugar de cruzarse automáticamente como en la Bolsa (la offline de toda la vida), el sistema envía un email a quienes quieren comprar o vender y el primero que acepta se lleva la operación. Además, la liquidez de este mercado aún es ridícula. Ha habido poquísimas operaciones en toda la semana.

En fin, hay cosas que creo que no funcionan bien aún, que su web va un poco lenta, que falta mucha gente por entrar y mucha liquidez en este mercado, pero Fusu apunta alto y yo apuesto mucho por su éxito.

¿Qué te parece la idea?

La importancia de llamarse “S.A”

A la hora de crear una empresa, suele hablarse de la importancia de elegir un buen nombre. Pero hay algo que es parte de la denominación de la empresa y que tiene una importancia aún mayor: la forma jurídica.

Todos nos lanzamos a crear Sociedades Limitadas (SL), por inercia, porque es lo más barato, porque la asesoría nos lleva directamente a esa figura, etc. No tengo estadísticas me atrevería a decir que casi todas las nuevas empresas son SL.

Creo que todo el mundo tiene claro que una Sociedad Anónima tiene una imagen indudablemente mejor que una Limitada. Las SA suelen ser empresas grandes, famosas. Si ves, por ejemplo, “Suministros Lucas, SA”, ya piensas en una firma con un gran pabellón industrial y cientos de trabajadores, y si ves Suministros Lucas SL, ya puede ser una pequeña tiendita con una persona.

Si vas a visitar la empresa para elegir proveedor y es un gigante que da muy buena imagen, tras haber estado, ya te da igual si es SL o SA. Pero de entrada, entre cinco o diez para elegir, quizá descartes las SL. Y esto lo veo aún más importante en Internet, donde tienes que ganarte la confianza del posible cliente desde “lejos”, desde tu web, con pequeños detalles como el de la denominación.

Bien es cierto que hay empresas muy grandes y prestigiosas que son SL, como Accenture, pero son excepciones. Las grandes son Socidades Anónimas y, si quieres parecer grande y serio, que es lo que necesitas para competir con los realmente “grandes y serios”, tienes que llamarte también “S.A”, como ellos.

Por supuesto, queda descartada la opción de ser empresario individual (autónomo) o Sociedad Limitada Nueva Empresa (SLNE), ya que si te presentas a un cliente importante con tu nombre “personal” ya no tienes nada que hacer, a no ser que seas el mismo Jack Welch.

Hostalia también la creamos como SL (Hostalia Internet SL) y así sigue siendo 7 años después, pero hace mucho que tenía como tarea pendiente la conversión en SA. Lo vi más claro aún al hablar con una empresa de renting, cuando ya habíamos superado el límite de crédito que teníamos con ellos e intentaba negociar la ampliación. Les dejé caer que íbamos a convertirnos en Sociedad Anónima y me dijeron “en cuanto seas SA, llámanos”. Respondí: “cuando sea SA, la empresa será la misma, con la misma facturación y beneficios que siendo SL” (es decir, el mismo perro con distinto collar…), pero me insitieron en ello porque si fuéramos SA podrían darnos más crédito.

Así funcionan las entidades financieras: valoran mucho más una SA que una SL. Te van a dar más fácilmente y más financiación si eres SA, no hay duda. Con lo que cuesta conseguir dinero, todo lo que puedas hacer para facilitar la tarea merecerá la pena.

Si gracias a la mejor imagen que nos da una SA vamos conseguir más fácilmente clientes y financiación, ¿por qué no se crean más SA? Porque la SA tiene ciertas desventajas con la SL:

Una SA tiene unos requisitos administrativos y legales que pueden costar algo más que una SL, pero poco más. Por ejemplo, en una SA tienes que publicar en prensa un cambio de domicilio social, y en una SL no. Creo que es un sobrecoste asumible.

Una SL se puede constituir con sólo 3.000 euros de capital social. El mínimo en una SA es de 60.000. Pero, atención: en una SA no hay por qué desembolsar todo el capital (para ser más claros, no hay que soltar toda la pasta de golpe): con un 25% vale. Es decir, con 15.000 euros ya puedes constituir y tener en funcionamiento una SA.

Yo recomiendo a cualquier emprendedor lanzarse sin duda a crear una Sociedad Anónima. Cuesta poco más crearla y mantenerla, y el capital a aportar es de sólo 15.000 euros (para cualquier cosa, siempre necesitarás más que esa cantidad…). Y la recomendación se convierte en obligación para quien se dirija al mercado empresarial, donde la imagen de seriedad del proveedor es clave.

Es posible convertir más adelante una SL en SA, pero los costes pueden resultar muy elevados, sobre todo porque hay que pasar una auditoría. No pierdas tiempo ni dinero y empieza directamente con una SA.

Por último, si no te he convencido aún, piensa al menos en que tus amigos o familia te tomarán más en serio si creas una SA que una SL. ¿No crees? 😛

Cómo tener una conexión de respaldo en tu oficina gratis

Hace tiempo que se ve cada vez más que una empresa tenga dos conexiones a Internet, por si acaso. Incluso las no relacionadas con la Red ven difícil sobrevivir a un día sin el servicio de su proveedor de acceso. Se suele tener un ADSL y un cable, por aquello de que si tienes dos ADSL, aunque sean de proveedores distintos, al final pueden depender de una misma red o punto de fallo.

Con la proliferación del wifi, un amigo me contaba que en último corte tuvieron la suerte de encontrar una red abierta con la que pudieron trabajar. Pero esto no suele ser habitual.

Hay gente que ha optado porque su conexión de respaldo sea vía móvil, gracias a un tipo de routers que se conectan vía móvil 3G y comparten esa conexión vía wifi. Es una buena solución aunque su coste ronda los 200 euros.

Ayer Raúl Moreno me habló de un programita llamado Joikuspot que podía instalar en mi Nokia N95 y que permitía compartir vía wifi la conexión 3G. Una maravilla, vamos.

Tras leer algunos blogs que hablaban del tema, ahora me he puesto a probarlo y, efectivamente, es de lo mejor que he visto últimamente. Una aplicación increíblemente útil. De momento, con un usuario me ha funcionado perfectamente. Por cierto, estoy en duda de si es más rápido conectarse vía bluetooth o wifi.

De momento la pega es que sólo permite el protocolo http, por lo que ni siquiera puedes bajarte el email. Pero están avanzando para aceptar todos los protocolos, incluso los necesarios para utilizar Skype, y otras aplicaciones. Otra pega es que el hotspot que crea no tiene ningún tipo de encriptación, aunque la web del producto diga que permite WEP.

Con esta opción ya no hará falta pagar todos los meses dos conexiones por si un día falla una, ni tampoco comprarse un router 3G. Basta con tener un móvil compatible como el N95, un plan de datos con cualquier operador, y JoikuSpot, al menos para salir del paso. Teniendo en cuenta que el N95 es incluso 3,5G (HSDPA), la conexión creo que dará para unos cuantos ordenadores compartiendo conexión. Tendrás una conexión de respaldo disponible gratis… o al menos no pagarás nada hasta que tengas que usarla…