The Wamba miracle

“The Wamba Miracle”: Así se va a llamar un nuevo “case study” de las mejores escuelas de negocios, en asignaturas de negocios de Internet.

Y es que lo logrado por Enrique Dubois y su equipo con su “MySpace“personal, Wamba, es de quitarse el sombrero, una maravilla, algo casi milagroso, es “la leche”: conseguir tener un servicio web con más de un millón de usuarios, en tiempo récord, y sin hacer NADA de publicidad.

¿Cómo lo harán? ¿Cómo lo habrán conseguido? Investigando un poco he encontrado una entrevista con Enrique, un histórico de la Internet española, en que se enorgullece de lograr tantísimos usuarios sin gastarse prácticamente un duro en publicidad, y utilizando tan sólo márketing de guerrilla, como ponerse la chapa de wamba en la chaqueta, pegar pegatinas y carteles en eventos a donde van jóvenes, etc. A partir de una base de usuarios logrados de esta forma, el resto ha sido todo viral, todo recomendaciones de los propios usuarios.

No me ha sorprendido que dijera que no hacen publicidad, porque la verdad no he visto nunca ni un sólo banner ni email anunciando Wamba, y con semejante éxito que han conseguido sin publi online tenía ganas de saber más del tema.

En marzo anunciaron que llevaban tres meses en beta y ya tenían 100.000 inscritos. Ahora ya tienen un millón , es decir, 900.000 usuarios más en seis meses, lo que da una media de 5.000 diarios. Y además el ritmo se ha incrementado, ya que ahora crecen a razón de 10.000 diarios, según comenta Enrique en la misma entrevista.

Hay que reconocer que tanto Enrique Dubois como su socio Matías de Tenzanos son gente admirable. Son unos históricos de Internet, con un gran curriculum. Son ídolos para otros emprendedores como yo, desde luego.

Y ahora más aún. Tienen la receta mágica para hacer crecer un servicio web de cero a un millón en tiempo record y sin inversión publicitaria. ¡Yo también quiero la receta! En Hostalia invertimos varias decenas de miles de euros al mes para captar clientes y, aunque es muy distinto un cliente de hosting de un usuario “myspace”, sabemos de qué va el tema.

Para un nuevo proyecto que estoy preparando necesito muchos usuarios, y me encantaría encontrar el secreto de los “chicos Wamba”. Seguiré investigando y, si lo encuentro, no os lo contaré 😛

Aprovecho el post para dar mi enhorabuena a Enrique y compañía por la nueva inversión de 3 millones que han recibido y les deseo la mejor suerte en su andadura.

Dan más información, además de los previamente enlazados, Salvador Aparicio, Loogic, Borjan y Axel sobre una noticia destapada por Cotizalia.

El peloteo entre bloggers

Soy blogger desde hace poco -bueno, sí, desde hoy…-, y reconozco que una de las cosas que envidio desde “fuera” es el buen rollo entre bloggers. Que si “beers&blogs“, eventos de todo tipo, quedadas, colegueo… Suena bien. A ver si ahora ya me admiten en estas movidas 😉

Pero hay que reconocer que además de buen rollo me parece que hay un peloteo increíble, sobre todo hacia los bloggers más conocidos, los “top”. ¿No os parece? Cualquier cosa que cuentan está llena de comentarios del estilo “enhorabuena”, “muy bien”, “perfecto”, “me encanta tu aportación”… Sí, aunque soy nuevo sé que hay que poner comentarios en otros sitios para ganar enlaces, pero aun así esto parece demasiado.

El otro día un blogger me mandaba un email diciendo que habían renovado su web corporativa y me pedía opinión. La verdad es que la web no me convenció nada. La empresa es muy buena, hacen las cosas muy bien, pero esa web no transmitía nada de lo que yo veo de esa empresa. No parecía algo muy serio. Bien estructurada, con buen acceso a la información, pero diseño pobre e incluso algunas erratas en los textos…

Le dije a esta persona esto mismo, tal y como opinaba. ¿Alguien le habrá dicho lo mismo? ¿O todo el mundo habrá “cumplido” diciendo el típico “muy bien, enhorabuena”, “muy bonita, perfecta”?Nadie critica a nadie. Todo son elogios y peloteo.

Bueno, también hay casos de algunos bloggers muy conocidos, como Carlos Blanco, que sí son criticados en sus comentarios, aunque de forma anónima –como él mismo decía en los comentarios de un post-. Y curiosamente últimamente veo críticas abiertas y públicas contra Martin Varsasvsky, que comenta él también.

Pero en general, todo halagos. A ver quién es el guapo que critica a Enrique Dans, a Carlos Blanco, a Alvy&Co, a Del Moral, a Escolar, etc. Ese blogger que se atreva a decir algo malo, luego quiere tomarse unas cervezas con ellos en los eventos, y quiere buenas reseñas de los nuevos blogs que publique, o de los proyectos en que participe. Así que mejor no criticar nada y tener a todos como amigos, ¿no?

Por fin on-line

No creía en los blogs. Lo reconozco. Cuando empecé a oír hablar de ellos, no lo entendía. ¿A qué venía su “fama”? ¿Qué diferencia había entre la típica web personal sobre móviles y un blog de móviles? Pensando en un sitio de referencia de tecnología móvil, la verdad es que poca. ¿Entonces? La participación del usuario en el contenido principal de la web es la clave del éxito, de la llamada “Web 2.0”.

Me equivoqué, sí. No preví que una web fácil de gestionar, que “invitara” a participar activamente a los visitantes, que les diera protagonismo, podría cobrar tanta importancia. Al fin y al cabo, para participar en una web, para interactuar, siempre han existido los foros… ¿no?

Pero ahí está el “fenómeno blogger”. Cada día nace una nueva red de blogs. Todo el mundo tiene su blog personal. En todos los medios se habla de ello. Un blog tiene “algo”, como sus contenidos autogenerados por los propios usuarios, su “movimiento” continuo, su aparente simplicidad… Y eso ha gustado y ha cambiado la forma de crear webs.

Entre tanto, yo sin blog. ¡Qué presión! Que si hay que tener blog, que más aún si uno dirige una empresa tecnológica… Posts y posts sobre el tema… Mi hermana también metiéndome caña…
Pues nada, ya está. Aquí estoy. Cuando mi hermana ya me ha creado un wordpress sobre enekoknorr.com ya no he podido evitarlo y he me puesto a postear.

No quiero aburrir con temas personales ajenos a la temática que quiero llevar: internet, economía, negocios, etc. No voy a escribir 20 posts al día. No voy a escribir por escribir.

En fin, espero que os guste. Y si no, ya sabéis: no volváis 😛