Por qué NO destinar el premio de la Lotería a liquidar la hipoteca

Si hiciéramos una encuesta a los ganadores de la Lotería de Navidad, me imagino que la grandísima mayoría destinarían el premio a “quitarse” la hipoteca. Yo no lo recomendaría hacer. Más bien creo que sería una muy mala idea.

Es normal, sí, querer cancelar la hipoteca. A nadie le gusta deber dinero al banco. Pero haciendo unos sencillos números veremos que, aunque tengas el dinero para amortizar tu hipoteca entera, lo mejor es dejarla tal cual.

Pongamos que tienes una hipoteca de 300.000 euros. Haciendo unos cálculos “redondos”, los intereses de esa hipoteca te costarían al año, con un tipo de euríbor (1,50%) más 0,50, alrededor de 6.000 euros. Es decir, que si no tuvieras ya la hipoteca, te ahorrarías esos intereses, 6.000 euros, todos los años.

Si te tocaran 300.000 euros en la Lotería, en lugar de cancelar la hipoteca, podrías meterlos en un depósito a plazo fijo, donde podrías conseguir un 4% (aquí puedes ver una lista de entidades que ofrecen estos depósitos), que supone ingresar unos 12.000 euros.

Como ves, ganarías 12.000 euros de intereses y pagarías 6.000 de hipoteca, por lo que así te llevarías 6.000 euros más al año.

Además, hay otros motivos más por los que es mejor tener el dinero “fresco” en lugar de pagar la hipoteca:

-La hipoteca desgrava. Según el caso, cada año supone un ahorro muy considerable.

-Si tienes liquidez, podrías aprovechar ocasiones de inversión que sólo se presentan pocas veces en la vida. La liquidez, a veces, vale oro, y en los tiempos que corren, más.

Se hace raro, pero los números no mienten. Aunque tengas el dinero suficiente para no tener hipoteca, lo más inteligente es tenerla.

Así que, si te ha tocado la Lotería de Navidad, o te toca la del Niño, la hipoteca, ni tocarla. El dinero, a un depósito.

¡Felices Fiestas!

Por qué invierto en Chicisimo

Hace no mucho me vino Gabriel Aldamiz-echevarría a mi oficina de Ideateca para conocerme, porque “quería recomponer su red de contactos” tras unos años en San Francisco.

chicisimo logo

Me gustó, de entrada, su humildad. Un tío del equipo emprendedor de Strands, una empresa que llegó a levantar 55 millones de dólares de capital, donde era miembro del Consejo de Dirección, y el VP Marketing y Comunicación desde 2004 hasta 2009, que trabajó en San Francisco, en la meca de las empresas tecnológicas, me habla como si él fuera un don nadie, un pequeño emprendedor que empieza su proyecto, Chicisimo (que se pronuncia “chiquísimo”).

Éste fue el primer consejo que le di: “Véndete un poco, por Dios, que me has hablado de tu proyecto y nada de tu impresionante currículum!”.

Me cayó bien desde el principio. Además, tenía en común conmigo que su mujer (con quien lleva Chicisimo) es blogger de moda, como la mía (demoda.es), y curiosamente ambas ya se conocían.

Y es que, seguramente, no me hubiera gustado Chicisimo de no ser precisamente porque, por “culpa” de mi mujer, estoy al día de ese mundillo, y he visto desde hace tiempo cosas que, desde fuera, no son fáciles de entender, como que unas chicas se saquen fotos todos los días mostrando sus “outfits”, sus diferentes “modelitos”. Y esto es clave en Chicisimo.

Chicisimo ejemploAhora que Gabriel buscaba algo de capital para ir dando más vida al proyecto mientras prepara una ronda grande, me animé a entrar porque:

-Hay una combinación perfecta, difícil de encontrar, y es la de muy buen emprendedor y muy buen proyecto.

-El mercado de la moda es enorme. No tienes más que mirar lo “gorda” que es cualquier revista de moda y donde la mitad de las hojas son publicidad para ver el dineral que se mueve.

-Chicisimo es User Generated Content. Hay mucho contenido de la mano de una comunidad enorme y que crece cada vez más.

-Chicisimo es global. Es un proyecto mundial y ya está compitiendo en ese nivel. De hecho, ha salido publicado en Techcrunch y mencionado en el prestigioso Wall Street Journal.

-Me encanta la moda. Quien me conozca, creo que lo sabe 😉

-Me hace ilusión co-invertir con amigos que admiro también como emprendedores como Iñaki Arrola (coches.com), José A. Del Moral (Alianzo y Metroo) e Iñaki Ecenarro (Trovit).

Últimamente soy muy selectivo al invertir en proyectos porque estoy totalmente volcado en Ideateca, pero creo que éste merecía la pena, ¿no crees?

Emprendedores e inversores: ¿No hay forma de “ligar”?

Emprendedores InversoresEn mis tiempos de joven, recuerdo que la conversación habitual que teníamos los amigos volviendo a casa tras una juerga era que no habíamos pillado, que a ver qué pasa en esta ciudad donde las tías pasan de ligar, etc. Me imagino que, al igual que nosotros, habría grupos de amigas que volverían a casa también quejándose por no haberse comido un triste rosco. Oferta y demanda no se habían encontrado. Y cada parte a “llorar” por su lado…

Hablando entre emprendedores, es habitual comentar que no hay inversores, que no hay nada de dinero para proyectos, que es un desastre, etc. Vamos, que no hay forma de “pillar” -dinero, en este caso-.

Pero lo curioso es que, cuando hablo con inversores, suelo oír que no hay proyectos, y se quejan de que no encuentran nada donde invertir. No “pillan” emprendedores, aunque los están buscando.

Igualito que en el mundo del ligoteo: oferta y demanda buscándose desesperadamente, y no hay forma de que se encuentren.

Desde mi posición como emprendedor e inversor, la verdad es que entiendo los comentarios de ambas partes:

El emprendedor. Nos encontramos muchas veces perdidos. No sabemos a quién recurrir, por dónde empezar, qué tipo de inversor sería el adecuado para nosotros… En internet, hay algún business angel muy activo y otros dos o tres que nos vienen a la mente, pero las posibilidades son escasas (o lo parecen). Pensamos (a veces con razón) que el capital riesgo público queda descartado porque no van a entender nuestro proyecto. Hemos oído hablar de gente que lleva meses buscando financiación sin éxito. Eso sí, también he visto quien se queja de no obtener inversión y resulta que no ha enviado su proyecto a ningún sitio (si es que ha redactado algo “enviable”…). La sensación es clara: no hay inversores.

El inversor. Algunos reciben muy pocos proyectos. A otros les llegan propuestas de sectores que no tocan. Hay quien encuentra powerpoints valorados en varios millones de euros. Y es habitual ver emprendedores que saben bien poco del negocio en que se quieren meter. Al fin y al cabo, entre el poco movimiento emprendedor y lo pobre de muchos proyectos, los inversores también hablamos de que no hay emprendedores.

¿Quién tiene razón? La verdad es que ambos. En próximas entregas veremos cómo podemos acabar con esta incomprensible situación.

¿Cómo lo ves? ¿No hay inversores? ¿Lo que falta es buenos proyectos? ¡Deja aquí tu comentario!

Recuerda que podemos estar en contacto en Twitter (usuario enekoknorr) o en Facebook (facebook.com/enekoknorr)! También estoy en LinkedInXing.